domingo, 11 de marzo de 2012

Me enamoré del jefe


En muchas empresas, los romances entre empleados están, si no prohibidos, al menos desalentados. 
Sin embargo, nada puede impedir el amor, así que aquí vamos a repasar algunas historias de muchachas y muchachos que se enamoran de sus jefes/jefas. Con mayor o menor suerte, según el caso. Veamos.

1) El diario de Bridget Jones (Bridget Jones Diary, 2001)

Cuando Bridget (Renée Zellwegwer) conquista a su jefe (Hugh Grant), el mundo parece sonreírle. Buenmozo, exitoso, encantador, él parece el hombre de sus sueños, aunque al final sea más bien el de las pesadillas. 
Tras la desilusión, ella renuncia y sale a buscar otro trabajo. Lo más gracioso es cuando, en una de las entrevistas, el posible empleador le pregunta por qué dejó su trabajo anterior. “Porque me acosté con mi jefe”, responde ella. “Acá no tenemos problema con eso”, le responde el hombre, y la contrata.


2) Ironman I y II (2008/2010)

La tensión viene desde la primera película, pero el beso se concreta en la segunda. 
Pepper Pots (Gwyneth Paltrow) es la asistente-vestuarista-ama-de-llaves-mano-derecha-pepito-grillo, y ángel que-vela-por-las-noches de Tony Stark (Robert Downey Jr), el industrial que desarrolla el traje que lo convierte en Ironman cuando la situación lo requiere. 
Semejante devoción esconde un profundo amor, pero Tony es un terrible mujeriego, hasta que se da cuenta de lo que siente por ella. Lindo beso, veremos qué les depara la tercera parte de la saga.



3) Hitch (2005)

Aquí no son los protagonistas, sino un cliente de Hitch, un contador (Kevin James) que se enamora de la dueña de la empresa donde trabaja (Amber Valletta). Él, que no es ningún galán, la ve inaccesible, por eso Hitch le da unas pautas para la seducción. Sin embargo por su torpeza natural, hace todo lo contrario a lo indicado. 
Pero las mujeres no somos tan predecibles como Hitch cree y a pesar de sus disparates, el torpe en cuestión logra conquistar a la bella exitosa.
Pasa en las películas, ¿pasa en la vida real?



4) La novicia rebelde (The sound of music, 1965)

Arquetípico ejemplo de la niñera adorable que enamora al viudo que la contrata para hacerse cargo de sus hijos (éste en particular tuvo siete). 
Esta historia en particular transcurre en la segunda guerra mundial, e incluye escape de los nazis, romances adolescentes, creatividad en cuanto a diseño de indumentaria y muchas canciones. 
Protagonizada por Julie Andrews y el reciente ganador del Oscar, Christopher Plummer.
Imagínense si será fructífera la idea de este tipo de relación, que hasta tenemos nuestro ejemplo televisivo local: primero fue Crecer con papá (1982), y luego su "remake", la exitosa Grande Pa!



5) Realmente amor (Love actually, 2003)

Otra vez Hugh Grant. En este caso, es, nada más y nada menos, que el primer ministro británico. Soltero, siempre con ese dejo de torpeza estilo Marley, simpático y encantador, se enamora de su secretaria (Martine McCutcheon), otra relación bastante típica también. 
Saben que deben mantener la relación lo más secreta posible por su cargo, pero la pasión prevalece, y el primer beso ocurre en el escenario de la obra infantil en la que actúan sus pequeños familiares.
Sí, el primer ministro va a ver actuar a su sobrino. Bueno, es una comedia romántica, ¡no se pongan quisquillosos!



6) Fiebre de amor y locura (Jungle fever, 1991)

Ésta sí que es complicada. Un arquitecto afro-americano casado (Wesley Snipes) tiene una aventura con su nueva secretaria ítalo-americana (Annabella Sciorra). 
La película de Spike Lee explora la complejidad de mantener una relación inter-racial, agravada por ser también extramatrimonial. 
A pesar de los prejuicios y con todas las opiniones en contra, los protagonistas intentan una convivencia, pero la situación los supera, terminan separándose, e intentan convencerse de que todo fue por la curiosidad de estar con alguien con otro color de piel. 
Al margen de la relación de pareja, es interesante como Spike Lee aprovecha para plantear el tema de la discriminación a la inversa. 


7) Íntimo y personal (Up close and personal, 1996)

Basada en la historia real de una periodista de los Estados Unidos, la película nos muestra la relación de Sally (Michelle Pfeiffer) con su primer jefe, y mentor, Warren Justice (Robert Redford).
A pesar de su relación, ella se muda de ciudad tras una gran oferta laboral, pero él termina salvándole la carrera (a costa de la suya). 
Finalmente, él muere cubriendo una guerra en el extranjero, y todos lloramos mientras Celine Dion nos canta la canción de fondo. 


8) Todo por amor (Dying young, 1991)

Julia Roberts es Hilary, que fue contratada, a pesar de no tener formación alguna como enfermera ni experiencia en cuidado de enfermos, para atender a Victor ( Campbell Scott), un joven que padece cáncer.
Su único mérito es ser linda y joven. Bueno, algo es algo.
Al principio chocan, ella es todo lo contrario de lo que él es, pero finalmente se enamoran e intentan luchar contra la enfermedad.
Sin embargo, las cosas no son tan sencillas, y él muere, pero están juntos hasta el final.


Aquí entonces, algunos ejemplos de relaciones laborales que terminan en "algo más".
Ya saben, si buscan el amor, tal vez deban evitar pedir aumentos de sueldo e intentar una invitación a un café en cambio...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada