domingo, 7 de octubre de 2012

Una peli, una banda de sonido (2) - Buscando un amigo para el fin del mundo (2012)

Buscando un amigo para el fin del mundo (Seeking a friend for the end of the world)(2012)


Hace unas semanas se estrenó esta nueva comedia protagonizada por una pareja que en una primera impresión podría parecer incompatible. Tal vez por la diferencia de edades, o porque se han dedicado a géneros diferentes, no es lo más esperable encontrar a la cabeza del elenco de una comedia romántica a Steve Carell y Keira Knightley. Y sin embargo, ambos logran una química especial, claro, los dos manejan muy bien su oficio.

La película, escrita y dirigida por Lorene Scafaria, comienza con el anuncio del inminente fin del mundo. La misión que debía evitar que un meteorito gigante se estrelle contra la Tierra falló (se nota que no llevaban a Bruce Willis), y apenas faltan días para la colisión, ahora inevitable, que acabará con todo.

Abandonado por su esposa, Dodge (Carell), sigue con su rutinaria vida de vendedor de seguros. Una pareja amiga trata de conseguirle a alguien (quien sea, poco importa) con quien pasar los últimos días. Sin embargo Dodge no se conforma tan fácil, no entiende las posturas extremas con las que algunos deciden despedirse del mundo, y en cambio sigue recluido, en un estado un tanto abúlico, como si nada fuese a cambiar demasiado.

Casi de casualidad conoce a su vecina Penny (Knightley), una joven inglesa que llegó a Estados Unidos, según ella misma reconoce, siguiendo a alguien a quien apenas conocía. Ella vive con su novio, aunque la relación no es muy sólida que digamos. Al conocer a Dodge, recuerda que tiene unas cartas que el cartero dejó equivocadamente en su buzón. Entre el papelerío marketinero, Dodge encuentra una carta especial, de quien él considera que fue el amor de su vida, una novia de hace mucho tiempo.

Una noche, los saqueos alteran la paz del barrio, y Dodge corre a avisarle a Penny que deben huir. Se van juntos, con el perro que él encontró abandonado, y aquí comienza una parte de la película que se acerca a la road movie.

Ella quiere volver de alguna manera a Inglaterra, él, volver a ver a la mujer de su vida. Así recorrerán kilómetros, y, claro, compartirán esos últimos días. Encuentros y obstáculos de por medio, llegarán a destino a tiempo, aunque una vez allí tal vez no sea lo que tanto buscaron...

La película se encuadra dentro del género de comedia romántica, pero no de las tradicionales. Es un film simpático y coherente, tanto en su desarrollo como en la resolución. Y deja abierta esa pregunta, para nada menor, en el espectador: ¿con quién desearías pasar los últimos días de tu vida?

La banda de sonido está tan bien elegida que es casi un personaje más, y logra enmarcar las escenas de un modo excelente. Cabe destacarse la escena cuyo fondo es "The air that I breathe". Heterogénea, atemporal, combina clásicos de distintas épocas de manera equilibrada, en fin, casi perfecta.

Aquí les dejo varias de las canciones del film.


1) This guy's in love with you - Herb Alpert



2) Wouldn't it be nice - Beach Boys




3) The air that I breathe - The Hollies


4) The sun ain't gonna shine (Anymore) The Walker Brothers



5) Devil inside - INXS


6) Set adrift on memory bliss  P.M.Dawn


viernes, 31 de agosto de 2012

Una peli, una banda de sonido (1) - Drive (2011)


La idea de este post, y otros que pertenecerán a la misma sección, es comentar una película que además se destaque por su banda de sonido. El comentario incluye spoilers, la idea no es hacer una crítica, sino una vuelta de tuerca sobre lo visto. Por eso, si no la vieron, les recomiendo que esperen para leerlo.
Drive: Nunca subestimes a un escorpión
Drive es una de las mejores películas que vi este año. Y su banda de sonido, no sólo es acorde a su atmósfera, sino que también suena muy bien. Propuesta desde su distribución como una película de acción, en realidad es mucho más que eso.

El "conductor" (Ryan Gosling) trabaja con su auto como vehículo de escape para delincuentes. Ofrece cinco minutos de espera fuera del lugar del delito a cometerse, pasado ese tiempo se va, pase lo que pase. Nada lo inmuta. También trabaja en un taller de autos, y como doble de riesgo en cine. Su vida transcurre en una calma extraña, a pesar de las huídas de la policía, él puede manejar todo eso de forma tan calculadora que sorprende. Sin embargo todo se altera cuando conoce a su vecina Irene (Carey Mulligan), y su hijito Benicio.
Esta película dirigida por Nicolas Winding Refn juega con las antítesis: es violenta (mucho), pero romántica a la vez. Tiene escenas casi estáticas, en las que se juega con los silencios y las miradas, pero también escenas de persecuciones a alta velocidad. Hay un delincuente que intenta ser héroe, y un vergel en plena jungla de cemento.
La escena cumbre que sintetiza estas contraposiciones es la del beso en el ascensor. Es el momento de mayor acercamiento entre los protagonistas, pero también es cuando más se alejan, cuando el escorpión que habita en este conductor ya no controla su naturaleza, y ataca. Con un buen fin, claro, sólo quiere proteger a su chica. Pero es la revelación de ese ser algo monstruoso que él nunca quiso que ella viera. La mirada del final de la escena lo dice todo.
La primera vez que apareció en un primer plano la camperita con el bordado del escorpión en la espalda, pensé que se trataba de un guiño interno: Ryan Gosling es escorpiano. Pero luego, al ir avanzando el film, queda claro que no se refiere al zodíaco. Por el contrario, tiene mucho que ver con el personaje que interpreta: este conductor sin nombre, de escasas palabras, calculador, frío, que por momentos parece casi un autómata, no puede evitar cambiar cuando se cruzan en su camino Irene y su hijo Benicio. Ellos logran sacar a la luz el lado sensible de su personalidad, un aspecto que parece estar bastante escondido, como si por alguna razón lo hubiera dejado de lado hace tiempo. Son en cierto sentido la redención del “muchacho”, como lo llama  Shannon, su jefe del taller (Bryan Cranston, de BreakingBad).
Tanto se identifica el personaje con el animal, que él mismo hace referencia a la fábula del sapo y el escorpión cuando le explica al mafioso (Albert Brooks) qué es lo que sucedió con su socio, Nino. Y es que las circunstancias lo llevan a usar una vez más el aguijón.
Hay algo que no se muestra, ni se dice, y sin embargo, no puede ser de otra manera: no es la primera vez que lo hace. No es la primera vez que se defiende así, no es la primera vez que necesita proteger a alguien, no es la primera vez que mata, no es la primera vez que huye.
La estética, fundamentalmente en la música, y en ciertos aspectos como el diseño de los títulos (la tipografía, el color magenta), remiten inmediatamente a los años '80, sin ser de esa época. Incluso la escena de los títulos es muy similar a la de la película Risky Business (Negocios riesgosos, 1983).

La actuación de Ryan Gosling es excelente, manejando esas emociones a las que les cuesta expresarse, el paso de la ternura a la violencia, todo en medida exacta, sin exageraciones. Carey Mulligan también es ideal para su rol, con esas expresiones inocentes y virginales.

En fin, un film que disfruté mucho. Aquí abajo les dejo los tres temas más destacados de su banda de sonido.


Banda de sonido:

1) Nightcall, de Kavinsky



 2) A real Hero, de College y Electric Youth



3) Under your Spell, de Desire (va en este video de la escena del ascensor)

 

viernes, 3 de agosto de 2012

El verdadero "indie" argentino: "La máquina que escupe monstruos y la chica de mis sueños"

Muchas veces asistimos a sala a ver películas argentinas, y nos preguntamos cómo es que consiguieron el soporte económico que implican esas producciones, considerando lo malo del material que terminamos de ver. Por suerte no pasa siempre, pero es más habitual de lo que nos gustaría.

Pero un buen día, redes sociales mediante, nos encontramos con una película distinta, de factura ciento por ciento independiente. Un film divertido, con ideas novedosas, y un cuidado en lo técnico que se aprecia, y agradece, claro.
Eso es La máquina que escupe monstruos y la chica de mis sueños (título para un "Dígalo con mímica" de películas, dicho sea de paso). 


Realizada en formato digital, especialmente ideada para verse por Internet, y en calidad HD, La máquina... sobrepasa en calidad de filmación a muchas otras películas del circuito comercial nacional.
Estructurado en forma de capítulos, por un lado, el film nos cuenta la historia de dos amigos, Ricci (Miguel Israilevich), en plena crisis con su novia Feli (Paula Carruega) mientras se enamora de una fotógrafa a la que nada parece vincularlo excepto el deseo, y Lee (Nicolás Maiques), el desafortunado hermano que salió perdiendo en el reparto genético.
Por otro lado, vemos la historia de Diego Labat (Lucas Lagré), un muchacho que es la apatía personificada, y reclama que alguien se haga cargo de que en su vida no pasa nada, absolutamente nada. 

Un buen día, Lee descubre una extraña máquina en la habitación de ese exitoso-guapo-winner-total que es su hermano. Una máquina que puede capturar los sueños a través de un dispositivo similar a un casco, y reproducirlos mediante una computadora, como para que sean grabados en un DVD. A partir de ese descubrimiento, se le ocurre cómo mejorar su situación económica.

 


Tiene algunos personajes y situaciones que parecen salidos de Quieres ser John Malcovich, muchas citas cinéfilas (incluso con correcciones), juegos con ciertos nombres y plabras, y un ingenio poco habitual. El juego con "sandinista" es desopilante, como la referencia a un cuadro de Magritte (y el libro de Foucault homónimo) en uno de los sueños (y sus consecuencias).

Las actuaciones son muy frescas y espontáneas, los diálogos no tienen desperdicio, y ese juego constante con el disparate y el ridículo está tan bien manejado que la película divierte en serio. Una persecución digna de un capítulo de Scooby Doo, y un desenlace a la Tarantino complementan los elementos necesarios para que todo funcione.

Escrita, dirigida y producida por Diego Labat, y Agustín Ross Beraldi, la película está disponible para ver online, en la página www.lamaquinaqueescupe.com.ar , y si quieren y pueden, está habilitado para hacer donaciones que solventen otros proyectos de estos chicos. Lo que se diría "cine a la gorra" (versión 2.0).



(Nota: Todas las imágenes corresponden a material original publicado en la página de la película)

Canciones de películas

Muchas veces, una de las canciones de la banda de sonido de una película toma tanto vuelo como la película misma. Lo más divertido es que muchas veces recién aparece en los títulos finales. Algunas son muy buenas (muchas ganadoras del Oscar en su categoría), acá algunos ejemplos (casi todos algo viejitos, como para garantizar la vigencia).

1) "Surrender to me", de Traición al amanecer (Tequila Sunrise) (1988)

Mel Gibson, Michelle Pfeiffer y Kurt Rusell en este triángulo. Un bellísimo tema cantando por Ann Wilson (Heart), y Robin Zander.



2) "The time of my life", de Dirty Dancing (1987)

Patrick Swayze y Jennifer Grey bailan la canción de esta célebre escena, que hasta apareció en la telecomedia Graduados, en uno de sus flashbacks ochentosos. Ganadora del Oscar.


3) "I don´t want to miss a thing", de Armageddon (1998)

Antes de que su padre (Bruce Willis) y su novio (Ben Affleck) se suban a un cohete para evitar que un meteorito se estrelle contra la Tierra, Liv Tyler tiene tiempo de disfrutar esta canción.



4) "The eye of the tiger", de Rocky III (1982)

Si la escuchás, y no se te viene a la mente alguien entrenando, tenés poderes que desconozco...


5) "She", de Un lugar llamado Notting Hill (Notting Hill, 1999)

Esta versión cantada por Elvis Costello (la original es de Charles Aznavour), queda hermosa en la película protagonizada por Hugh Grant y Julia Roberts.




6) "Free falling", de Jerry Maguire (1996)

Este tema de Tom Petty enmarca la historia protagonizada por Tom Cruise y Renée Zellweger.



7) "Rapsodia Bohemia", de El mundo según Wayne (Wayne's World) (1992)

Esta famosa escena estuvo hasta en la presentación de los juegos Olímpicos de este año (Londres, 2012). La prueba que hacía falta para confirmar que todos "cabeceamos" fuerte cuando la cantamos...


8) "Staying Alive", de Saturday Night Fever (Fiebre de sábado por la noche) (1977)

Bee Gees, un pasito que se consagra, y John Travolta subiendo al podio de la fama setentoso. Claro, después bajó, y lo volvió a rescatar Tarantino.




9) "What a feeling", de Flashdance (1983)

La chica de origen humilde que baila desde el alma (Jennifer Beals), sin entrenamiento profesional, pero a pesar de todo logra triunfar. Ganadora del Oscar.



10) "You're the one that I want", de Grease (1978)

Otra vez Travolta, ahora con Olivia Newton-John (que tenía 30 años cuando interpretó a esta colegiala) en una canción más que célebre. Mucho más que la película...



11) "Up where we belong", de Reto al destino (An Officer & a gentleman) (1982)

Al final, la chica (Debra Winger) lo quería de verdad, así que él (Richard Gere) decide liberarla de su empleo y se la lleva en andas de la fábrica. Escena icónica, que hasta aparece en un capítulo de Los Simpson, con Marge cargando a Homero... Ganadora del Oscar.



12) "Let the river run", de Secretaria Ejecutiva (Working Girl) (1988)

A lo largo de la película, por suerte, Melanie pierde el jopo... Canción muy poderosa, escrita e interpretada por Carly Simon. Ganadora del Oscar.


13) "Neverending Story", de La historia sin fin (Neverending story)(1984)

Una de las más hermosas películas fantásticas, con un niño que debe salvar un mundo fantástico. El poder de la imaginación y los libros, y una canción legendaria.



14) "Footloose", de Footloose, 1984

El baile final en ese pueblo donde la música estaba prohibida. Una banda de sonido que no tiene desperdicio. El video no es parte de la película, sino el oficial de la canción, que sí, tiene partes de la película.



Los dejo con ésta, para que bailen un poco. Para la próxima uno con canciones un poco más nuevas (del 2000 a esta parte).

martes, 31 de julio de 2012

Abrigate que hace frío

Estamos atravesando el invierno en nuestro lado del planeta, por eso aquí algunas películas que hablan del tema, o al menos transcurren, total o parcialmente, en esa estación. Indudablemente faltan muchas, con sólo contar las que hay de Navidad en el hemisferio Norte, ya no nos alcanzaría con este blog. El recorte es caprichoso, y no tiene un criterio establecido, así que son bienvenidos todos los aportes posteriores.


 
1) The winter guest (El invitado de invierno) (1997)


Lo que más recuerdo de este film es el frío que me hizo sentir. La calefacción no anda en la casa donde se vive Emma Thompson, y eso parece atravesar la pantalla. Dirigida y co-escrita por Alan Rickman, y protagonizada por Thompson y su mamá (tanto en la ficción como en la vida real), Phyllida Law, este film cuenta la historia de una joven viuda que decide dejar su Escocia natal para mudarse a Australia con su hijo, hasta que recibe la sorpresiva visita de su madre.




2) El diario de Bridget Jones (Bridget Jones' Diary)(2001)


Esta es una de esas películas que no transcurren enteramente en invierno, sin embargo tiene muchas de sus escenas más célebres en esa estación. Cuando reencuentra a Darcy (Colin Firth) en esa fiesta de Navidad para la que se viste tan ridículamente, cuando sorprende a su jefe y amor, Daniel Cleaver con una amante; y, por supuesto, la escena final, con Bridget corriendo en paños menores bajo la nieve.




3) Fargo (1996)


Esta genial película, dirigida por los hermanos Coen, cuenta la historia de un secuestro que tendría que haber sido no más que eso, pero que se va complicando por la misma torpeza de sus ejecutores, y se va convirtiendo en algo cada vez más sangriento.
Una sheriff muy embarazada (Frances Mc Dormand) es quien investigará el asunto. Transcurre enteramente en este pueblo solitario de los Estados Unidos cubierto de nieve. Film de visión obligatoria.




4) El día después de mañana (The day after tomorrow) (2004)


Una de cine catástrofe. El cambio climático no sólo produce calor, sino temperaturas extremas. Un buen día, de un futuro casi nada lejano, en el hemisferio Norte se produce una tormenta que congela todo, como en la era del Hielo en la Antigüedad.
Un grupo de chicos encabezados por Jake Gyllenhall queda atrapado en la biblioteca de Nueva York (por suerte, ya que ahí hay buena material para fogatas, y una máquina expendedora para provisiones), y su padre, Denis Quaid, hará todo por poder rescatarlo.
Si tenías frío con las que ya conté, ésta es peor.






5) Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el ropero (2005)

La primera de las de la saga, nos muestra a la fantástica tierra de Narnia dominada por la Bruja Blanca (Tilda Swinton), una mujer muy mala, y amante del frío, que tiene al lugar sumido en el más largo de los inviernos.
Por suerte los cuatro hermanitos humanos de la profecía seguirán a Lucy (Georgie Henley) a través de ese misterioso ropero, y liberarán Narnia.



6) Stalingrado (Stalingrad) (1993)

Esta película sobre la batalla que detiene la incursión de las tropas alemanas en Rusia durante la segunda Guerra Mundial es interesante porque está narrada desde el punto de vista de los perdedores: los alemanes.
Cuando Hitler decide avanzar hacia el Este, Stalin opta por aprovechar la inclemencia del invierno ruso, y deja que el clima socave la voluntad del ejército más poderoso del planeta, hasta ese momento al menos.
Los rusos abandonaron sus pueblos, se llevaron lo que pudieron, y lo que no, lo quemaron o sacrificaron. Así, los invasores alemanes, llegaban a pueblos o aldeas donde reponerse, y en cambio encontraban sólo vacío. Desolación, temperaturas bajísimas, y están las condiciones dadas para vencer a cualquier enemigo.
Un film muy recomendable.



7) Anastasia

Y ya que estamos con el invierno ruso, la historia de la heredera del zar que siempre se supuso que había sobrevivido a la matanza en la que murió toda su familia, ya que no se encontró su cadáver. Una abuela que la busca, y necesita confirmar que esa muchacha huérfana es su nieta (ya sé, suena a telenovela de Enrique Torres, pero es historia verdadera).
Esta película fue la primera producción animada de Fox
Subo la canción en su versión en inglés ya que hace referencia a "sentirse tibio" ("feeling warm)", mientras que en la versión traducida habla de sentir "amor".
Una película con una carga ideológica importante, sobre todo si se tiene en cuenta que es de animación. Anticomunismo ilustrado para niños.




8) El Resplandor (The Shining) (1980)

Dirigida por Stanley Kubrick, sobre una novela de Stephen King, y protagonizada por Jack Nicholson, esta película de terror psicológico cuenta la historia de Jack Torrance (Nicholson) quien va junto a su familia a trabajar como guardia de invierno en un hotel que queda cerrado al público durante la fría estación, además de quedar aislado por la nieve.
Pero en ese hotel, algo maligno sucede, que va alterando la personalidad de Jack, y lo convierte en una amenaza para su familia.
Para tener chuchos de miedo, además de los de frío...




9) La Era del Hielo (Ice Age) (4 películas, por ahora...)

Ésta más que saga es una franquicia. Este año asistimos a la cuarta entrega de películas que trasncurren durante la perhistoria, mucho antes de que los humanos habitáramos el planeta.
Hielo por doquier, animales (de esa época) simpáticos, y una ya célebre ardilla en eterna búsqueda de su bellota.



10) Viven (Alive!) (1993)

La tragedia de los uruguayos tuvo su versión fílmica más conocida en esta película protagonizada por Ethan Hawke, y en la que uno de los protagonistas del episodio real, Fernando Parrado, trabajó como asesor técnico. (Hubo una versión mexicana anterior, de 1976, pero basada en otro libro).
Si bien no ocurrió en invierno sino a principios de la primavera (el avión cayó el 13 de octubre de 1972), los sobrevivientes tuvieron que mantenerse vivos a 3500 metros de altura, donde hace mucho frío. Por eso aplica para nuestro post, ya que muestra como pocas una historia real sobre las inclemencias del tiempo, y el impulso por resistir a pesar de todo.



Espero que hayan podido leer este post cerca de la calefacción...


































miércoles, 25 de julio de 2012

No de este mundo...

No todas las historias de amor que vemos en el cine tratan de parejas con ambos integrantes de carne y hueso. A veces, algún factor sobrenatural interviene, y resulta en una película que combina el género romántico con el fantástico.
Veamos algunos ejemplos de amores "especiales".

1) Crepúsculo (saga de 5 películas)

Basada en la tetralogía de libros de Stephanie Meyer, esta historia de amor entre un vampiro "vegetariano" y una humana, es el "tanquecito" del post que nos ocupa. Cinco películas, la última se estrena a fines de este año, que han logrado convocar multitudes de adolescentes fascinadas por este amor imposible.
Como si fuera poco el dilema "te como/no te como" del vampiro protagonista, Edward Cullen (Robert Pattinson), el tercero en discordia es nada más y nada menos que un hombre lobo: Jason (Taylor Lautner).
Lo que nunca entendí es cómo una chica de sangre caliente puede enamorarse de alguien que, como se repite mucho en los libros, tiene la temperatura de un freezer...



2) ¿Conoces a Joe Black? (Meet Joe Black)

Un día a la Muerte se le ocurre dar un paseo por entre los vivos, como para saber qué se está perdiendo, y no tiene mejor idea que encarnar en el cuerpo de Brad Pitt. Pero ese cuerpo hasta hacía unos minutos le pertenecía a un chico que había conocido a una chica en un café.
Sin que ella sepa del "cambio", se reencuentran, y comienza el amor, sentimiento y sensaciones absolutamente desconocidas para la Muerte. El que se da cuenta de que algo raro hay con el tal Joe Black (la parca es muy creativa cuando se le da por los nombres) es el padre de la chica, interpretado por Anthony Hopkins, y pretende intervenir.
Un amor "del más allá".



3) Mannequin (1987)

Sí, recuerdan bien, la chica en cuestión es un maniquí. De los de vidriera.
Jonathan (Andrew Mc Carthy) es un artista que crea una muñeca tan perfecta que se enamora de ella. El maniquí (Kim Catrall) termina en una gran tienda, en la que más adelante trabajará Jonathan como vidrierista. La criatura toma vida (encarna en ella una princesa egipcia de miles de años de antigüedad), y entre ambos revolucionan el concepto de vidriera comercial de su ciudad. Además de enamorarse, claro.
Inspirado en la leyenda griega de Pigmalión y Galatea, es una comedia simpática, con una canción, "Nothing's gonna stop us now", de Starship, que quedó marcada como uno de los íconos de los '80.



4) La casa del lago (The lake house)

Es probable que estén pensando que acá sí son humanos los dos. Es cierto, pero el asunto es cómo se conocen y enamoran.
Sandra Bullock vive en una casa frente a un hermoso lago, donde unos años antes vivió un arquitecto (Keanu Reeves). Extrañamente, comienzan a intercambiar correspondencia que cada uno recibe en su momento de tiempo correspondiente, es decir, las cartas viajan en el tiempo. Así, se enamoran y acuerdan encontrarse en un futuro (más próximo para Bullock que para Reeves). Logran torcer el destino, y finalmente, se encuentran. Bonito.
El mensaje sería que el amor nunca llega tarde (aunque sí tal vez un tanto desfasado).





5) Las alas del deseo (Der Himmel uber Berlin) (1987)

Damiel (Bruno Ganz) es un ángel cansado de ver a los humanos desde su óptica. Quiere convertirse él también en humano para poder sentir, y ver en colores (los ángeles ven en blanco y negro).
Conoce a una acróbata de circo, Marion, y se enamora de ella. Decide entonces dejar de ser ángel, y vivir una vida con ella.
La película tiene una adaptación norteamericana, "City of Angels", con Nicholas Cage y Meg Ryan.




6) Ojalá fuera cierto (Just like Heaven) (2005)

Antes de que Mark Ruffalo se pusiera verde cuando algo lo irritaba, actuó en esta película en la que interpreta a un chico (David) que se muda a un departamento (hermoso, por cierto) en el que vive un espíritu, el de Elizabeth (Reese Witherspoon). La particularidad es que este espíritu no corresponde a un cuerpo muerto, sino que la muchacha está en coma en el hospital tras un accidente.
David y el alma de Elizabeth se enamoran, pero la cuestión será lograr que ella salga de su estado comatoso (bueno, al menos no había que sacarla de la tumba, no?)
Película bien romanticona.



7) Pide al tiempo que vuelva (Somewhere in time) (1980)

Aquí también tenemos humanos y una brecha temporal (más amplia).
Christopher Reeve es un joven escritor que viaja al pasado gracias a una sesión de hipnosis y un objeto antiguo, para conocer a una joven actriz (Jane Seymour) de quien se enamora. Por otro objeto contemporáneo a él, volverá al futuro (su "presente" en realidad), sin poder regresar a ella.
Otro drama romántico, con final, lo más feliz posible...



8) Bewitched (Hechizada) (2005)

Si bien es cierto que en nuestro país, es común escuchar a hombres con muchos años de casados referirse a sus esposas como "la bruja", en este caso el apodo no podría ser más cierto.
Basada en la célebre serie de los años '60, y escrita y dirigida por Nora Ephron, esta comedia muestra las desventuras de una simpática bruja (Nicole Kidman) que se enamora de un humano (Will Ferrell).
En mi opinión, es una deslucida película que no logra el encanto de su inspiración original.
A mover las narices...




¿Qué otras parejas no tan "de este mundo" recuerdan?

Los comentarios de este post en Twitter, obligan a ampliar con algunos casos más:

9) Drácula (Bram's Stocker Dracula)(1992)

Tiempo antes de que los vampiros dejaran de beber sangre humana, Francis Ford Coppola dirigió esta adaptación de la novela que popularizó el mito de Drácula.
Interpretado por Gary Oldman, Drácula no deja de ser un monstruo, pero sin embargo enamora a Mina (Winona Ryder), a quien él cree la reencarnación de su amada de hace siglos, Elisabeta. Otro caso de pareja humana - vampiro.
La escena más romántica es cuando él convierte las lágrimas de Mina en diamantes.
Un film con una estética impecable, muy bello visualmente, y muy bien interpretado.



10) Sueños eléctricos (Electric Dreams) (1984)

Un triángulo amoroso en el que el tercero en discordia es nada más y nada menos que una computadora. 
Miles derrama champagne sobre el teclado de su nueva computadora, y a partir de ese momento el equipo empieza a expresar sentimientos y emociones. El problema es que se enamora de la misma chica que su dueño, Madeline (Virginia Madsen).
Un amor peculiar, y muy tecno.




11) John Carter (2012)

John Carter (Taylor Kitsch) aparece casi por accidente en un planeta llamado Barsoom, que resulta ser nuestro vecino Marte. Allí se enamora de una chica, de apariencia muy humana (muy hermosa también, digamos que a Carter no le preocupa mucho que sea extraterrestre).
A pesar de sí mismo, se compromete con la lucha que ella encabeza, y termina ganando, la batalla, y a la chica, claro.
Un romance intergaláctico en lo formal, aunque realmente hacen linda pareja.



12) Lobo (Wolf) (1994)

Cuando el opaco empleado de una editorial interpretado por Jack Nicholson es accidentalmente mordido por un lobo, algo en él empieza a cambiar. Empieza a ser más competitivo, sus sentidos se agudizan, está, si se quiere, más "animal".
Mientras tanto, la hija de su jefe, Laura (Michelle Pfeiffer), se enamora de él.
A pesar de conseguir un talismán indígena que puede evitar su mutación definitiva, él se sacrifica para salvar a su amada del ataque de otro hombre lobo (James Spader), y termina convirtiéndose en lobo. Pero ella también.
Una historia con final feliz, y peludo.



¡¡Muchas gracias por los aportes!!

sábado, 30 de junio de 2012

En el aire...

Aunque no parezca, el título de este post no tiene que ver con mi habitual estado mental, sino con la radio.
Ese maravilloso medio de comunicación que desafió barreras, distancias, sirvió para dar fuerza a pueblos oprimidos, y dar voz a quienes no podían manifestarse de otra manera. 
Generaciones dieron rienda suelta a su imaginación escuchando historias de aventuras, con la participación activa que la tele no permite: que las imágenes sean propias. Los sonidos son lo dado, el resto es de cada uno. 
Aquí, un breve repaso por algunas, como siempre, sólo algunas películas, en las que se destaca el uso de la radio.
Luz roja, estamos en el aire...


1) La guerra de los mundos (War of the worlds, 1953)


En realidad, la película es una adaptación del libro de H.G.Wells, y no toca el tema "radio", pero no puedo dejar de nombrarlo porque es justamente esa obra la que dio pie uno de los hitos históricos radiales más conocidos. 
Corría 1938, y un joven llamado Orson Welles, desde su programa de radio, hizo un especial con esta obra. Tanto en el inicio como al final de la transmisión, se avisaba a la audiencia que lo que iban a escuchar se trataba de una ficción, sin embargo el estilo en el que se hizo, imitando una cobertura periodística, con móviles y todo, generó una gran confusión entre los oyentes. Quienes captaban el programa por la mitad creían asistir a un hecho real, lo que terminó con un estado general de pánico, e incluso suicidios.
Todo un suceso que planteó muchas cuestiones para ser pensadas sobre los medios de comunicación.
En cuanto a la película, bueno, yo aquí les dejo la original de 1953 (que hace muchos años podía verse algún que otro sábado a la tarde en televisión), pero seguramente recordarán que tuvo una remake protagonizada por Tom Cruise en el 2005.




Si quieren la transmisión radial original, subtitulada, aquí la tienen: 


http://www.youtube.com/watch?v=VMGRCU4kLjI&feature=related




2) Suban el volumen (Pump up the volume, 1990)


Un tímido adolescente (Christian Slater) recibe como regalo de sus padres una radio de onda corta, para poder comunicarse con sus amigos. En cambio, termina generando un espacio de radio clandestino, en el que denuncia la corrupción de las autoridades de la escuela a la que concurre.
Las cosas se van un poco de las manos, a medida que cada vez más chicos se inspiran en el rebelde conductor.
Recientemente salió una película muy similar en la base, sólo que en versión suavizada y edulcorada, casi un insulto a la original y su espíritu. Es Radio Rebel, y se ve actualmente por cable. Vean Suban el volumen (si no lo hicieron en la adolescencia), ésta otra, evítenla.




3) Solos en la madrugada, José Luis Garci, 1978


Película sobre un programa de radio en la España de fin del franquismo. Básicamente en el show se criticaba el régimen, sin embargo el conductor (José Sacristán) también reflejaba sus propias frustraciones en los comentarios a los oyentes. Un clásico del cine español en su nueva etapa democrática.






4) Airheads (Cabezas huecas, 1994)


Una comedia liviana como su nombre. Un grupo de tres amigos (liderados por un Brendan Fraser con extensiones) tiene una banda, y quieren que su demo se escuche en la radio, pero tras ser rechazados en varias oportunidades, no tienen mejor idea que tomar la emisora y forzar al conductor (Joe Mantegna) a pasar el tema. 
El único problema es que estos chicos no son nada brillantes, así que los disparates se suceden. Presten atención al elenco.








5) Buenos días, Vietnam (Good Morning, Vietnam!, 1987)


Un film conmovedor, irónico, sobre la guerra de Vietnam desde la historia de un actor que llega hasta allí a conducir un programa de radio, "para alentar a las tropas". 
Con un estilo desenfadado, de a poco empieza a retar las limitaciones que los propios militares le imponen, desde la música que puede pasar, hasta las noticias que puede dar.
La censura es tal que, luego de presenciar un atentado a un bar al que asistían los soldados norteamericanos, se siente tan indignado que da la noticia, en "negativo", diciendo que lo que ocurrió, no ocurrió, pero blanqueándolo en fin.
Creo que es uno de los mejores trabajos de Robin Williams, y el film que reinstaló para siempre la canción "What a wonderful world", en la versión de Louis Armstrong. Dirigió Barry Levinson.






6) Días de radio (Radio Days, 1987)


No podía faltar el homenaje de Woody Allen a la radio.
En esta película en parte autobiográfica, Allen revive su niñez. Situada en el Brooklyn de los años '40, incluso se reserva una escena para la emisión de la Guerra de los Mundos que nombráramos antes.
Emotiva, y con una excelente banda de sonido.




7) The boat that rocked (A.K.A. Pirate Radio, 2009)


En los años sesenta, en Gran Bretaña las radios tenían prohibido pasar canciones de rock.
En esta película se cuenta la historia de un equipo que arma una emisora radial en un barco, para pasar música sin ser sancionados. Serán de todos modos perseguidos por un empleado gubernamental que ve en ellos una amenaza a la moral y buenas costumbres.
Divertida, con un excelente elenco, y por sobre todo una banda de sonido que rinde homenaje al rock y pop de esa década, y a esos "míticos" años sesenta. Vale la pena verla.






8) Sintonía de amor (Sleepless in Seattle, 1993)


Una periodista de Baltimore, y un joven viudo de Seattle, se enamoran mediante un programa de radio. En realidad, es el hijo de él quien habla y cuenta la historia de su papá, y ella (Meg Ryan) responde mediante una carta.
Una particular y tierna historia de amor, escrita y dirigida por Nora Ephron, en la que aprovecha para rendir un explícito homenaje a la película Algo para recordar (An affair to remember).
Les contaría el final, calculo que ya la vieron, pero por las dudas, no lo voy a hacer.






Hay más, siempre hay más películas de las que llego a nombrar, por suerte.
Esto es todo por hoy. Silencio de radio.



jueves, 31 de mayo de 2012

Niñera se busca

Hoy, un artículo más liviano, y por cierto bastante doméstico.
Ya sea por cuestiones laborales, un papá viudo, o secretos de Estado que reclaman atención, las madres/padres del cine a menudo han tenido que recurrir a especialistas en el cuidado de niños para poder continuar con sus actividades.
Así se ha formado un abanico interesante de versiones de la clásica "niñera". 
A continuación, algunos ejemplos. Vos, ¿a quién contratarías?

1) Vin Diesel, Niñera a prueba de balas (The Pacifier) (2005)

Shane Wolfe (Vin Diesel) es un marine que falla en una misión, por lo que muere el científico creador de un programa secreto para el ejército de Estados Unidos. Debido a  eso, es el encargado de cuidar a los hijos de ese hombre cuando la viuda debe ir a Europa a abrir una caja fuerte donde creen el programa que quedó a resguardo.
Cinco divinuras que van desde la adolescencia a los pañales, ponen a prueba todo el entrenamiento, y más, de este hombre. Recomendable para familias numerosas en barrios inseguros, también dirige teatro.
Por esas razones misteriosas de las distribuidoras, el título original no tiene nada que ver con el que se le dio en Latinoamérica. La traducción sería "el pacificador", aunque también significa "el chupete", o sea, un juego de palabras. Pero a no desesperar ni criticar: en España le pusieron "Un canguro super duro". No todo es tan malo, ¿vieron?



2) Julie Andrews, Mary Poppins (1964)

Un clásico, y la primera de nuestras niñeras "musicales". Mary Poppins no sólo es genial porque puede volar con su paraguas, sino porque además tiene el extraordinario poder de ordenar las cosas con un simple chasquido de dedos. Cuántas veces habré intentado hacerlo, sin éxito. 
Muchas canciones, algunas imágenes animadas, y un simpático deshollinador completan la trama.



3) Robin Williams, Papá por siempre (Mrs Doubtfire, 1993)

Si la hubiera producido Sofovich, se habría llamado "Mi niñera es un travesti": un actor desempleado crónico debe disfrazarse de mujer (alto: ¿esa no era Tootsie?) para emplearse como niñera de sus propios hijos a quienes no puede ver ya que no tiene dinero para pasarles la cuota alimentaria.
De paso, controla a su ex-esposa (Sally Field) e intenta boicotearle el noviazgo con Pierce Brosnan.
Por suerte, a pesar de ser descubierto, el personaje de la niñera le terminará sirviendo para un exitoso programa de televisión, y por ende recuperar a sus hijos. Final feliz.


4) Rebecca de Mornay, La mano que mece la cuna (The hand that rocks the cradle, 1992)

Esta chica no sólo cuida tu casa y amamanta a tu bebé, es tan eficiente como niñera que, si te descuidás, te borra del mapa para hacerse cargo de tus hijos y marido. 
Un caso que muestra que hace falta hacer un psico-técnico a quienes vayan a trabajar en tu casa.
Moraleja: si denunciaste a tu ginecólogo por abuso, luego muere, y una encantadora señora se presenta en tu hogar como posible niñera, mejor andá llamando a la policía...


5) Julie Andrews, La novicia rebelde (The sound of music, 1965)

Otra niñera, clásica y musical. Precursora de María de Grande Pá, esta ex-novicia (también llamada Maria) llega a cuidar a siete hermanos, y su padre viudo (Christopher Plummer). No sólo les enseña a cantar, sino que es tan habilidosa que es capaz de diseñarles trajes con las telas de las cortinas (años más tarde, en la película Encantada harán una referencia a esto)
Más allá de las ironías, está basada en la historia real de una familia que debe luego escaparse de su Austria natal cruzando las montañas hacia Suiza, a causa del régimen nazi (el Capitán -el viudo en cuestión- se niega a trabajar para el Tercer Reich).
Algunas de las canciones más conocidas de la historia de los musicales son de esta película. Ah, no lo aclaré, por supuesto, el viudo y la niñera se enamoran, y se casan. Seguro que no se lo imaginaban...


6) Adam Sandler, Cuentos que no son cuento (Bedtime stories, 2008)

Cuando su hermana debe viajar a buscar un trabajo en otro estado, el tío Skeeter (Sandler) queda a cargo de sus dos sobrinos, a quienes apenas conoce. Además de enseñarles a comer comida chatarra entre otras bondades, les cuenta historias antes de dormir que inventa él, pero pronto descubrirá que los finales que proponen sus sobrinos se convierten en realidad. Así que tratará de inducirlos para que lo ayuden a mejorar su vida.
Un niñero particular, que logrará ser el héroe de esas historias, también en la vida real.


7) Emma Thompson, Nanny McPhee La niñera mágica (Nanny McPhee, 2005)

Otra niñera mágica, pero no tan naive como Mary Poppins. Esta mujer, muy, pero muy fea y algo deforme, tiene un bastón mágico que golpea contra el suelo cuando tiene que impartir alguna enseñanza. Por ejemplo, si los chicos "no se quieren levantar de la cama", bueno, no podrán despegarse de ella. Literalmente.
Aquí también hay un viudo (Colin Firth) en cuestión, pero la trama es más realista (dentro de la fantasía), y no se enamora de McPhee.
A medida que los chicos van queriéndola más, entrando en complicidad con ella, la niñera va mejorando su aspecto, hasta que aprenden a portarse bien por su cuenta, y ella se va. Tan mágicamente como llegó.



Ya saben, la próxima vez que tengan que salir, o necesiten a alguien que cuide a sus niños, tengan en cuenta las enseñanzas que las películas nos dejan con respecto a las niñeras. (Y si la ven a Mary Poppins por ahí, avísenle que en casa ando necesitando un par de chasquidos...).