jueves, 22 de marzo de 2012

El mal paso

Hay actores que tienen carreras impecables, eligen buenas películas y proyectos interesantes.
Pero a veces sucede que, por distintos motivos, algunos actores optan por hacer una película que no los ayuda. Ya sea porque quieren cambiar de género, probar que son más versátiles, o simplemente porque la película era mala, han hecho cosas que, la verdad, mejor olvidar.
Vamos a ver algunos casos:

1) Jim Carrey - Tonto y retonto (Dumb and Dumber, 1994)

Si bien son del mismo año, se estrenó primero La Máscara, y hasta ahí veníamos bien. Pero en ésta pensé que lo perdíamos: tanto usar el físico y la gesticulación exagerada empezaba a cansar. 
A mucha gente le gustó, sin embargo (según la página IMDB recaudó $ 246 millones de dólares, con un costo de sólo 16 millones, nada de tonto el productor).
Por suerte después Jim tomó las riendas y cambió el rumbo, como para hacer The Truman Show, y luego una excelente película como Eterno resplandor de una mente sin recuerdos
Un caso que demuestra que un tropezón no es caída. 


2) Kevin Costner- Waterworld (1995)

Cuando se hace referencia a desastres de grandes magnitudes, se habla de un "Titanic", por la tragedia sufrida por ese barco. Cuando se hace referencia a un fracaso cinematográfico, se habla de un "Waterworld". 
Esta película, la más cara hasta ese momento, sobre los humanos sobrevivientes en un mundo sin tierra, donde todo es mar tras el derretimiento de los polos, fue el principio del fin para Kevin Costner.
Estaba en pleno auge de su carrera cuando decide encarar este proyecto, pero luego del estruendoso fracaso de taquilla y crítica, los papeles que le sucedieron no fueron ni tan buenos, ni mucho menos tan populares como los anteriores.
De todos modos, Costner no se retiró, y sigue haciendo películas. No es la estrella que supo ser, pero nunca se apagó tampoco.


3) Katherine Heigl- Sólo por el dinero (One for the money, 2011)

Ésta es nuevita. Qué decepción, en general me caen bien las comedias que viene eligiendo esta muchacha, pero esta película se pasa de aburrida.
Veremos qué le sigue, aún es muy pronto para determinar si tendrá consecuencias en su carrera, o si puede revertir la tendencia.


4) Ray Liotta - En el nombre del rey (In the name of the King, 2007)

Convengamos que la carrera de Ray Liotta hace rato que no mostraba nada demasiado destacable. A pesar de sus buenas actuaciones en Buenos muchachos (Goodfellas), y El campo de los sueños, parece que lo de la lobotomía de Hannibal tuvo su efecto, y casi pasó desapercibido en los proyectos que siguieron.
Pero el personaje de Gallian, el ambicioso mago de En el nombre del rey, ya se pasa de malo. Malo en calidad, no de maldad solamente.
Un personaje, y una película en general, que es mejor olvidar.



5) Goldie Hawn - El engaño (Deceived, 1991)

A esta rubia de ojos enormes, un día se le ocurrió que debía buscar otro estilo de personaje. Tras más de 20 años de destacarse como comediante, eligió un thriller de suspenso, El engaño, para mostrar que podía hacer otras cosas.
La película es mediocre, pero lo más grave fue que al público no le gustó. 
Sobre todo a los que entraron creyendo que se iban a reír un rato. 
Al año siguiente volvió al cauce con La muerte le sienta bien, y luego El club de las divorciadas, y todos contentos.



6) Al Pacino Jack y Jill (2011)

Alguien que me explique cómo un actor del nivel de Al Pacino terminó en esta película. Cómo es que el director de la interesantísima propuesta Buscando a Richard terminó protestando por tener un único Oscar de esta manera. No se entiende.
Comprendo que a veces los famosos quieran relajarse, y hasta reírse de sí mismos, pero ponerse voluntariamente en ridículo, ya no.
Confiemos en que no sea un síntoma de una precoz demencia senil, esperamos más de Al.



Hasta aquí algunos ejemplos. 
Estuve tentada de poner a Adam Sandler, por casi todas sus películas. Pero tantos pasos en falso ya no son errores o malas elecciones, es más bien un modus operandi.



sábado, 17 de marzo de 2012

Día del trébol

Hoy es el día de San Patricio, el patrono de Irlanda. Y como homenaje, vamos a repasar aquí algunas películas que transcurren en ese país. 
Vamos a la tierra de los duendes, a ver si encontramos oro al final del arcoiris. 

1) En el nombre del padre (In the name of the father, 1993)

Basada en la historia real de Gerry Conlon (interpretado por Daniel Day-Lewis), acusado injustamente por un atentado terrorista ocurrido en Londres, en la peor época del IRA. Esta película, conmovedora si las hay, narra sobre todo, la relación de Gerry con su padre (Pete Postlethwaite), que termina encarcelado junto a su hijo y fallece en prisión.
Estrictamente hablando, no transcurre en su totalidad en Irlanda, ya que los juicios son en Londres, pero como los protagonistas son irlandeses, me pareció apropiada para el post. Además, no tiene desperdicio.




2) Año bisiesto (Leap Year, 2010)

Una comedia.
La muy versátil Amy Adams interpreta aquí a Anna, una chica oriunda de New York que quiere llegar a Dublin para proponerle matrimonio a su novio un 29 de febrero, siguiendo una tradición irlandesa, que dice que en ese caso el novio no se puede negar a la propuesta. Pero para llegar necesita que Declan, un joven irlandés (Mathew Goode) la lleve en su auto. Percances y enojos mediante, llegarán, pero también llegará el verdadero amor a colarse entre ellos. 
Imperdibles los paisajes, castillos, y esos viejitos de acento cerrado y sencilla sabiduría.



3) Playboys (The playboys, 1992)

En una villa rural irlandesa, en la década del '50, una joven soltera (Robin Wright) queda embarazada, y se niega a revelar la identidad del padre de su bebé. 
Por su belleza, incluso el policía del pueblo (Albert Finney) la desea. Pero todo se complica cuando llega una troupe de circo al lugar, y ella se enamora de uno de los integrantes (Aidan Quinn).




4) Despertando a Ned (Waking Ned, 1998)

Ned, un viejito que vive en un pequeño pueblo irlandés, muere de un infarto al enterarse de que ganó un premio millonario en la lotería. Todo el pueblo lamenta su pérdida, pero más lo lamentarían que el premio se perdiese, por lo que deciden que otro de los vecinos, Michael (David Kelly), reemplace a Ned para engañar a los fiscalizadores de la lotería y así repartir el dinero entre todos.
Más pueblos simpáticos, más viejitos sabios, más encanto irlandés.




 5) The Commitments (1991)

Esta comedia musical de Alan Parker cuenta la historia de Jimmy (Robert Arkins), que quiere crear una banda de soul en su Dublin natal. Logra convocar a los integrantes, pero pronto empiezan los problemas.
La justificación de Jimmy se explica en estas líneas: "los irlandeses son los negros de Europa, los dublineses son los negros de Irlanda, y los dublineses del Norte, somos los negros de Dublin. Por eso, decilo una vez, y decilo fuerte: soy negro, y estoy orgulloso".
Muy buena banda de sonido. Ésta va con música.







6) Michael Collins (1996)

Esta película de Neil Jordan cuenta la historia del líder revolucionario irlandés Michael Collins, y su participación en la controversial firma del tratado anglo-irlandés.
Un excelente reparto, que incluye a Alan Rickman, Aidan Quinn, y Julia Roberts.





7) El guardián (The Guard, 2011)

Protagonizada por Brendan Gleeson, es la historia de un policía irlandés (claro, de dónde estamos hablando) solitario, parco, utiliza métodos no del todo convencionales a la hora de desempeñar su trabajo y termina involucrado en un caso de tráfico de drogas que, a decir verdad, le importa un bledo.
En el marco de esa causa debe acompañar a un agente del F.B.I. en la investigación. El agente es negro, estadounidense y, claro, representa a una ley que no todos quieren respetar. La película no ahorra sutilezas a la hora de mostrar la xenofobia de la que son capaces los irlandeses cuando se les antoja. 
Una visión no tan idílica de la gente de la isla, en un filme muy interesante y bien interpretado por Gleeson.





Hasta aquí una incompleta lista de películas situadas en Irlanda.
Tal vez no hayamos encontrado oro, pero el recorrido no deja de ser interesante.

jueves, 15 de marzo de 2012

El mismo personaje, otra cara

Por distintas razones, a veces el cine nos presenta al mismo personaje interpretado por diferentes actores. 
En algunos casos por una cuestión de edad, otros por causas de fuerza mayor, o simplemente porque el estudio o productora en cuestión prefiere otro perfil o tiene algún conflicto con determinado actor.
Aclaro que, con el objetivo de que este post no fuera demasiado extenso, apliqué algunos filtros: solamente hablaré de películas originales, no remakes, ya que en ese caso habría que copiar al elenco completo. También obvié los personajes históricos, ya que aparecen en demasiadas películas a lo largo de las décadas.
Por último, obvié a los personajes que "crecen" en la misma película y son interpretados por dos o más actores sólo en algunas escenas (como cuando aparece un actor para la edad de 8 años, otro a los 15, después adulto, y así).
Dicho esto, vamos a ver algunos casos de personajes con más de un rostro.

1) Albus Dumbledore (Harry Potter)

R¡chard Harris falleción en el año 2002, por eso sólo lo vemos interpretando al director de Hogwarts, Albus Dumbledore, en las dos primeras películas de la saga. Luego lo reemplazó Michael Gambon. Digamos que el reemplazo no fue difícil, con tanta túnica, y esa barba, se notó apenas la diferencia.


2) Don Vito Corleone (El padrino I y II)

Robert de Niro es Vito Corleone joven, en la segunda película de la saga de El Padrino. Marlon Brando es él mismo, ya mayor, en la primera.
Considero que este caso es peculiar, ya que no se trata de una breve aparición, sino de una película completa que lo tiene de protagonista. De hecho, ambos ganaron Oscars por sus respectivas actuaciones.



3) Bond, James Bond

Para esta serie de películas, los productores tuvieron en cuenta que el personaje no podía envejecer. 
Nunca. 
Por eso, a cierta edad, los actores que interpretaron al personaje se hacen a un lado y dejan pasar al siguiente. 
Como resultado, hace cincuenta años que tenemos películas de James Bond. Se han calzado la piel de Bond estos señores: Sean Connery (el mejor Bond y no se discute), George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y actualmente Daniel Craig. 
¿Quién lo sucederá?




4) Dr. Bruce Banner/Hulk (El increíble Hulk/Los vengadores)

Si bien hay una versión reciente protagonizada por Eric Bana, me voy a centrar en las que están avaladas por Marvel.
En El increíble Hulk, Edward Norton interpreta al conflictuado Dr. Banner, a mí me gustó mucho su interpretación, le salen muy bien los condenados al sufrimiento a Norton. Sin embargo, parece que el estudio no piensa lo mismo (se dice que buscaban a alguien menos problemático en el set), y consiguieron un reemplazo. En Los Vengadores (The Avengers), próxima a estrenarse, este personaje lo interpreta Mark Ruffallo. 




5) Obi Wan Kenobi (Star Wars)

Éste es un caso similar al de El Padrino: Sir Alec Guiness fue el jedi Obi Wan en la primera trilogía de la saga (episodios IV, V, y VI). Para la precuela (episodios I, II, y III), eligieron para el mismo rol a Ewan Mc Gregor.



6) Jack Ryan (varias)

Alec Baldwin fue el primer actor en interpretar a este agente de la CIA creado por Tom Clancy en La caza al octubre rojo. Por problemas en las negociaciones con la Paramount, Baldwin elige seguir con una obra de teatro en lugar de continuar la saga, aunque realmente quería quedarse "no me dejaron las fechas, buscaron que yo mismo dejara la película", comentó el actor). 
Luego vendría Harrison Ford, en Juego de Patriotas, y Peligro Inminente. Por último,el más jovenzuelo Ben Affleck lo hizo en La suma de todos los miedos, seguramente porque a Harrison ya no le daba el perfil para la edad del personaje. 
Hay rumores de que habrá otra película protagonizada por Ryan, esta vez interpretado por Chris Pine, pero todavía no hay fechas.



7) Hannibal Lecter/ Clarice Starling

Anthony Hopkins es y será Hannibal. Sus provocaciones a Clarice (Jodie Foster/Julianne Moore) han quedado en la historia del cine de suspenso. Y ni hablar de la cena de sesos de Ray Liotta! 
Sin embargo, hay una película que intenta explicar el origen del mal, Hannibal Rises, y quien encarna allí al joven Hannibal es Gaspard Ulliel.
Aprovecho que estoy hablando de estas películas, porque también el personaje de Clarice fue interpretado por distintas actrices: en El silencio de los inocentes fue Jodie Foster, y en Hannibal, Julianne Moore.





Dice Alec Baldwin que los productores saben manejar a los actores, y que saben cuándo un show vale más como show que por la figura que interprete al protagonista. 
Por eso los cambian sin dañar el producto final. Y se ve que a veces tienen razón.


domingo, 11 de marzo de 2012

Me enamoré del jefe


En muchas empresas, los romances entre empleados están, si no prohibidos, al menos desalentados. 
Sin embargo, nada puede impedir el amor, así que aquí vamos a repasar algunas historias de muchachas y muchachos que se enamoran de sus jefes/jefas. Con mayor o menor suerte, según el caso. Veamos.

1) El diario de Bridget Jones (Bridget Jones Diary, 2001)

Cuando Bridget (Renée Zellwegwer) conquista a su jefe (Hugh Grant), el mundo parece sonreírle. Buenmozo, exitoso, encantador, él parece el hombre de sus sueños, aunque al final sea más bien el de las pesadillas. 
Tras la desilusión, ella renuncia y sale a buscar otro trabajo. Lo más gracioso es cuando, en una de las entrevistas, el posible empleador le pregunta por qué dejó su trabajo anterior. “Porque me acosté con mi jefe”, responde ella. “Acá no tenemos problema con eso”, le responde el hombre, y la contrata.


2) Ironman I y II (2008/2010)

La tensión viene desde la primera película, pero el beso se concreta en la segunda. 
Pepper Pots (Gwyneth Paltrow) es la asistente-vestuarista-ama-de-llaves-mano-derecha-pepito-grillo, y ángel que-vela-por-las-noches de Tony Stark (Robert Downey Jr), el industrial que desarrolla el traje que lo convierte en Ironman cuando la situación lo requiere. 
Semejante devoción esconde un profundo amor, pero Tony es un terrible mujeriego, hasta que se da cuenta de lo que siente por ella. Lindo beso, veremos qué les depara la tercera parte de la saga.



3) Hitch (2005)

Aquí no son los protagonistas, sino un cliente de Hitch, un contador (Kevin James) que se enamora de la dueña de la empresa donde trabaja (Amber Valletta). Él, que no es ningún galán, la ve inaccesible, por eso Hitch le da unas pautas para la seducción. Sin embargo por su torpeza natural, hace todo lo contrario a lo indicado. 
Pero las mujeres no somos tan predecibles como Hitch cree y a pesar de sus disparates, el torpe en cuestión logra conquistar a la bella exitosa.
Pasa en las películas, ¿pasa en la vida real?



4) La novicia rebelde (The sound of music, 1965)

Arquetípico ejemplo de la niñera adorable que enamora al viudo que la contrata para hacerse cargo de sus hijos (éste en particular tuvo siete). 
Esta historia en particular transcurre en la segunda guerra mundial, e incluye escape de los nazis, romances adolescentes, creatividad en cuanto a diseño de indumentaria y muchas canciones. 
Protagonizada por Julie Andrews y el reciente ganador del Oscar, Christopher Plummer.
Imagínense si será fructífera la idea de este tipo de relación, que hasta tenemos nuestro ejemplo televisivo local: primero fue Crecer con papá (1982), y luego su "remake", la exitosa Grande Pa!



5) Realmente amor (Love actually, 2003)

Otra vez Hugh Grant. En este caso, es, nada más y nada menos, que el primer ministro británico. Soltero, siempre con ese dejo de torpeza estilo Marley, simpático y encantador, se enamora de su secretaria (Martine McCutcheon), otra relación bastante típica también. 
Saben que deben mantener la relación lo más secreta posible por su cargo, pero la pasión prevalece, y el primer beso ocurre en el escenario de la obra infantil en la que actúan sus pequeños familiares.
Sí, el primer ministro va a ver actuar a su sobrino. Bueno, es una comedia romántica, ¡no se pongan quisquillosos!



6) Fiebre de amor y locura (Jungle fever, 1991)

Ésta sí que es complicada. Un arquitecto afro-americano casado (Wesley Snipes) tiene una aventura con su nueva secretaria ítalo-americana (Annabella Sciorra). 
La película de Spike Lee explora la complejidad de mantener una relación inter-racial, agravada por ser también extramatrimonial. 
A pesar de los prejuicios y con todas las opiniones en contra, los protagonistas intentan una convivencia, pero la situación los supera, terminan separándose, e intentan convencerse de que todo fue por la curiosidad de estar con alguien con otro color de piel. 
Al margen de la relación de pareja, es interesante como Spike Lee aprovecha para plantear el tema de la discriminación a la inversa. 


7) Íntimo y personal (Up close and personal, 1996)

Basada en la historia real de una periodista de los Estados Unidos, la película nos muestra la relación de Sally (Michelle Pfeiffer) con su primer jefe, y mentor, Warren Justice (Robert Redford).
A pesar de su relación, ella se muda de ciudad tras una gran oferta laboral, pero él termina salvándole la carrera (a costa de la suya). 
Finalmente, él muere cubriendo una guerra en el extranjero, y todos lloramos mientras Celine Dion nos canta la canción de fondo. 


8) Todo por amor (Dying young, 1991)

Julia Roberts es Hilary, que fue contratada, a pesar de no tener formación alguna como enfermera ni experiencia en cuidado de enfermos, para atender a Victor ( Campbell Scott), un joven que padece cáncer.
Su único mérito es ser linda y joven. Bueno, algo es algo.
Al principio chocan, ella es todo lo contrario de lo que él es, pero finalmente se enamoran e intentan luchar contra la enfermedad.
Sin embargo, las cosas no son tan sencillas, y él muere, pero están juntos hasta el final.


Aquí entonces, algunos ejemplos de relaciones laborales que terminan en "algo más".
Ya saben, si buscan el amor, tal vez deban evitar pedir aumentos de sueldo e intentar una invitación a un café en cambio...