jueves, 31 de mayo de 2012

Niñera se busca

Hoy, un artículo más liviano, y por cierto bastante doméstico.
Ya sea por cuestiones laborales, un papá viudo, o secretos de Estado que reclaman atención, las madres/padres del cine a menudo han tenido que recurrir a especialistas en el cuidado de niños para poder continuar con sus actividades.
Así se ha formado un abanico interesante de versiones de la clásica "niñera". 
A continuación, algunos ejemplos. Vos, ¿a quién contratarías?

1) Vin Diesel, Niñera a prueba de balas (The Pacifier) (2005)

Shane Wolfe (Vin Diesel) es un marine que falla en una misión, por lo que muere el científico creador de un programa secreto para el ejército de Estados Unidos. Debido a  eso, es el encargado de cuidar a los hijos de ese hombre cuando la viuda debe ir a Europa a abrir una caja fuerte donde creen el programa que quedó a resguardo.
Cinco divinuras que van desde la adolescencia a los pañales, ponen a prueba todo el entrenamiento, y más, de este hombre. Recomendable para familias numerosas en barrios inseguros, también dirige teatro.
Por esas razones misteriosas de las distribuidoras, el título original no tiene nada que ver con el que se le dio en Latinoamérica. La traducción sería "el pacificador", aunque también significa "el chupete", o sea, un juego de palabras. Pero a no desesperar ni criticar: en España le pusieron "Un canguro super duro". No todo es tan malo, ¿vieron?



2) Julie Andrews, Mary Poppins (1964)

Un clásico, y la primera de nuestras niñeras "musicales". Mary Poppins no sólo es genial porque puede volar con su paraguas, sino porque además tiene el extraordinario poder de ordenar las cosas con un simple chasquido de dedos. Cuántas veces habré intentado hacerlo, sin éxito. 
Muchas canciones, algunas imágenes animadas, y un simpático deshollinador completan la trama.



3) Robin Williams, Papá por siempre (Mrs Doubtfire, 1993)

Si la hubiera producido Sofovich, se habría llamado "Mi niñera es un travesti": un actor desempleado crónico debe disfrazarse de mujer (alto: ¿esa no era Tootsie?) para emplearse como niñera de sus propios hijos a quienes no puede ver ya que no tiene dinero para pasarles la cuota alimentaria.
De paso, controla a su ex-esposa (Sally Field) e intenta boicotearle el noviazgo con Pierce Brosnan.
Por suerte, a pesar de ser descubierto, el personaje de la niñera le terminará sirviendo para un exitoso programa de televisión, y por ende recuperar a sus hijos. Final feliz.


4) Rebecca de Mornay, La mano que mece la cuna (The hand that rocks the cradle, 1992)

Esta chica no sólo cuida tu casa y amamanta a tu bebé, es tan eficiente como niñera que, si te descuidás, te borra del mapa para hacerse cargo de tus hijos y marido. 
Un caso que muestra que hace falta hacer un psico-técnico a quienes vayan a trabajar en tu casa.
Moraleja: si denunciaste a tu ginecólogo por abuso, luego muere, y una encantadora señora se presenta en tu hogar como posible niñera, mejor andá llamando a la policía...


5) Julie Andrews, La novicia rebelde (The sound of music, 1965)

Otra niñera, clásica y musical. Precursora de María de Grande Pá, esta ex-novicia (también llamada Maria) llega a cuidar a siete hermanos, y su padre viudo (Christopher Plummer). No sólo les enseña a cantar, sino que es tan habilidosa que es capaz de diseñarles trajes con las telas de las cortinas (años más tarde, en la película Encantada harán una referencia a esto)
Más allá de las ironías, está basada en la historia real de una familia que debe luego escaparse de su Austria natal cruzando las montañas hacia Suiza, a causa del régimen nazi (el Capitán -el viudo en cuestión- se niega a trabajar para el Tercer Reich).
Algunas de las canciones más conocidas de la historia de los musicales son de esta película. Ah, no lo aclaré, por supuesto, el viudo y la niñera se enamoran, y se casan. Seguro que no se lo imaginaban...


6) Adam Sandler, Cuentos que no son cuento (Bedtime stories, 2008)

Cuando su hermana debe viajar a buscar un trabajo en otro estado, el tío Skeeter (Sandler) queda a cargo de sus dos sobrinos, a quienes apenas conoce. Además de enseñarles a comer comida chatarra entre otras bondades, les cuenta historias antes de dormir que inventa él, pero pronto descubrirá que los finales que proponen sus sobrinos se convierten en realidad. Así que tratará de inducirlos para que lo ayuden a mejorar su vida.
Un niñero particular, que logrará ser el héroe de esas historias, también en la vida real.


7) Emma Thompson, Nanny McPhee La niñera mágica (Nanny McPhee, 2005)

Otra niñera mágica, pero no tan naive como Mary Poppins. Esta mujer, muy, pero muy fea y algo deforme, tiene un bastón mágico que golpea contra el suelo cuando tiene que impartir alguna enseñanza. Por ejemplo, si los chicos "no se quieren levantar de la cama", bueno, no podrán despegarse de ella. Literalmente.
Aquí también hay un viudo (Colin Firth) en cuestión, pero la trama es más realista (dentro de la fantasía), y no se enamora de McPhee.
A medida que los chicos van queriéndola más, entrando en complicidad con ella, la niñera va mejorando su aspecto, hasta que aprenden a portarse bien por su cuenta, y ella se va. Tan mágicamente como llegó.



Ya saben, la próxima vez que tengan que salir, o necesiten a alguien que cuide a sus niños, tengan en cuenta las enseñanzas que las películas nos dejan con respecto a las niñeras. (Y si la ven a Mary Poppins por ahí, avísenle que en casa ando necesitando un par de chasquidos...).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada