viernes, 31 de agosto de 2012

Una peli, una banda de sonido (1) - Drive (2011)


La idea de este post, y otros que pertenecerán a la misma sección, es comentar una película que además se destaque por su banda de sonido. El comentario incluye spoilers, la idea no es hacer una crítica, sino una vuelta de tuerca sobre lo visto. Por eso, si no la vieron, les recomiendo que esperen para leerlo.
Drive: Nunca subestimes a un escorpión
Drive es una de las mejores películas que vi este año. Y su banda de sonido, no sólo es acorde a su atmósfera, sino que también suena muy bien. Propuesta desde su distribución como una película de acción, en realidad es mucho más que eso.

El "conductor" (Ryan Gosling) trabaja con su auto como vehículo de escape para delincuentes. Ofrece cinco minutos de espera fuera del lugar del delito a cometerse, pasado ese tiempo se va, pase lo que pase. Nada lo inmuta. También trabaja en un taller de autos, y como doble de riesgo en cine. Su vida transcurre en una calma extraña, a pesar de las huídas de la policía, él puede manejar todo eso de forma tan calculadora que sorprende. Sin embargo todo se altera cuando conoce a su vecina Irene (Carey Mulligan), y su hijito Benicio.
Esta película dirigida por Nicolas Winding Refn juega con las antítesis: es violenta (mucho), pero romántica a la vez. Tiene escenas casi estáticas, en las que se juega con los silencios y las miradas, pero también escenas de persecuciones a alta velocidad. Hay un delincuente que intenta ser héroe, y un vergel en plena jungla de cemento.
La escena cumbre que sintetiza estas contraposiciones es la del beso en el ascensor. Es el momento de mayor acercamiento entre los protagonistas, pero también es cuando más se alejan, cuando el escorpión que habita en este conductor ya no controla su naturaleza, y ataca. Con un buen fin, claro, sólo quiere proteger a su chica. Pero es la revelación de ese ser algo monstruoso que él nunca quiso que ella viera. La mirada del final de la escena lo dice todo.
La primera vez que apareció en un primer plano la camperita con el bordado del escorpión en la espalda, pensé que se trataba de un guiño interno: Ryan Gosling es escorpiano. Pero luego, al ir avanzando el film, queda claro que no se refiere al zodíaco. Por el contrario, tiene mucho que ver con el personaje que interpreta: este conductor sin nombre, de escasas palabras, calculador, frío, que por momentos parece casi un autómata, no puede evitar cambiar cuando se cruzan en su camino Irene y su hijo Benicio. Ellos logran sacar a la luz el lado sensible de su personalidad, un aspecto que parece estar bastante escondido, como si por alguna razón lo hubiera dejado de lado hace tiempo. Son en cierto sentido la redención del “muchacho”, como lo llama  Shannon, su jefe del taller (Bryan Cranston, de BreakingBad).
Tanto se identifica el personaje con el animal, que él mismo hace referencia a la fábula del sapo y el escorpión cuando le explica al mafioso (Albert Brooks) qué es lo que sucedió con su socio, Nino. Y es que las circunstancias lo llevan a usar una vez más el aguijón.
Hay algo que no se muestra, ni se dice, y sin embargo, no puede ser de otra manera: no es la primera vez que lo hace. No es la primera vez que se defiende así, no es la primera vez que necesita proteger a alguien, no es la primera vez que mata, no es la primera vez que huye.
La estética, fundamentalmente en la música, y en ciertos aspectos como el diseño de los títulos (la tipografía, el color magenta), remiten inmediatamente a los años '80, sin ser de esa época. Incluso la escena de los títulos es muy similar a la de la película Risky Business (Negocios riesgosos, 1983).

La actuación de Ryan Gosling es excelente, manejando esas emociones a las que les cuesta expresarse, el paso de la ternura a la violencia, todo en medida exacta, sin exageraciones. Carey Mulligan también es ideal para su rol, con esas expresiones inocentes y virginales.

En fin, un film que disfruté mucho. Aquí abajo les dejo los tres temas más destacados de su banda de sonido.


Banda de sonido:

1) Nightcall, de Kavinsky



 2) A real Hero, de College y Electric Youth



3) Under your Spell, de Desire (va en este video de la escena del ascensor)

 

viernes, 3 de agosto de 2012

El verdadero "indie" argentino: "La máquina que escupe monstruos y la chica de mis sueños"

Muchas veces asistimos a sala a ver películas argentinas, y nos preguntamos cómo es que consiguieron el soporte económico que implican esas producciones, considerando lo malo del material que terminamos de ver. Por suerte no pasa siempre, pero es más habitual de lo que nos gustaría.

Pero un buen día, redes sociales mediante, nos encontramos con una película distinta, de factura ciento por ciento independiente. Un film divertido, con ideas novedosas, y un cuidado en lo técnico que se aprecia, y agradece, claro.
Eso es La máquina que escupe monstruos y la chica de mis sueños (título para un "Dígalo con mímica" de películas, dicho sea de paso). 


Realizada en formato digital, especialmente ideada para verse por Internet, y en calidad HD, La máquina... sobrepasa en calidad de filmación a muchas otras películas del circuito comercial nacional.
Estructurado en forma de capítulos, por un lado, el film nos cuenta la historia de dos amigos, Ricci (Miguel Israilevich), en plena crisis con su novia Feli (Paula Carruega) mientras se enamora de una fotógrafa a la que nada parece vincularlo excepto el deseo, y Lee (Nicolás Maiques), el desafortunado hermano que salió perdiendo en el reparto genético.
Por otro lado, vemos la historia de Diego Labat (Lucas Lagré), un muchacho que es la apatía personificada, y reclama que alguien se haga cargo de que en su vida no pasa nada, absolutamente nada. 

Un buen día, Lee descubre una extraña máquina en la habitación de ese exitoso-guapo-winner-total que es su hermano. Una máquina que puede capturar los sueños a través de un dispositivo similar a un casco, y reproducirlos mediante una computadora, como para que sean grabados en un DVD. A partir de ese descubrimiento, se le ocurre cómo mejorar su situación económica.

 


Tiene algunos personajes y situaciones que parecen salidos de Quieres ser John Malcovich, muchas citas cinéfilas (incluso con correcciones), juegos con ciertos nombres y plabras, y un ingenio poco habitual. El juego con "sandinista" es desopilante, como la referencia a un cuadro de Magritte (y el libro de Foucault homónimo) en uno de los sueños (y sus consecuencias).

Las actuaciones son muy frescas y espontáneas, los diálogos no tienen desperdicio, y ese juego constante con el disparate y el ridículo está tan bien manejado que la película divierte en serio. Una persecución digna de un capítulo de Scooby Doo, y un desenlace a la Tarantino complementan los elementos necesarios para que todo funcione.

Escrita, dirigida y producida por Diego Labat, y Agustín Ross Beraldi, la película está disponible para ver online, en la página www.lamaquinaqueescupe.com.ar , y si quieren y pueden, está habilitado para hacer donaciones que solventen otros proyectos de estos chicos. Lo que se diría "cine a la gorra" (versión 2.0).



(Nota: Todas las imágenes corresponden a material original publicado en la página de la película)

Canciones de películas

Muchas veces, una de las canciones de la banda de sonido de una película toma tanto vuelo como la película misma. Lo más divertido es que muchas veces recién aparece en los títulos finales. Algunas son muy buenas (muchas ganadoras del Oscar en su categoría), acá algunos ejemplos (casi todos algo viejitos, como para garantizar la vigencia).

1) "Surrender to me", de Traición al amanecer (Tequila Sunrise) (1988)

Mel Gibson, Michelle Pfeiffer y Kurt Rusell en este triángulo. Un bellísimo tema cantando por Ann Wilson (Heart), y Robin Zander.



2) "The time of my life", de Dirty Dancing (1987)

Patrick Swayze y Jennifer Grey bailan la canción de esta célebre escena, que hasta apareció en la telecomedia Graduados, en uno de sus flashbacks ochentosos. Ganadora del Oscar.


3) "I don´t want to miss a thing", de Armageddon (1998)

Antes de que su padre (Bruce Willis) y su novio (Ben Affleck) se suban a un cohete para evitar que un meteorito se estrelle contra la Tierra, Liv Tyler tiene tiempo de disfrutar esta canción.



4) "The eye of the tiger", de Rocky III (1982)

Si la escuchás, y no se te viene a la mente alguien entrenando, tenés poderes que desconozco...


5) "She", de Un lugar llamado Notting Hill (Notting Hill, 1999)

Esta versión cantada por Elvis Costello (la original es de Charles Aznavour), queda hermosa en la película protagonizada por Hugh Grant y Julia Roberts.




6) "Free falling", de Jerry Maguire (1996)

Este tema de Tom Petty enmarca la historia protagonizada por Tom Cruise y Renée Zellweger.



7) "Rapsodia Bohemia", de El mundo según Wayne (Wayne's World) (1992)

Esta famosa escena estuvo hasta en la presentación de los juegos Olímpicos de este año (Londres, 2012). La prueba que hacía falta para confirmar que todos "cabeceamos" fuerte cuando la cantamos...


8) "Staying Alive", de Saturday Night Fever (Fiebre de sábado por la noche) (1977)

Bee Gees, un pasito que se consagra, y John Travolta subiendo al podio de la fama setentoso. Claro, después bajó, y lo volvió a rescatar Tarantino.




9) "What a feeling", de Flashdance (1983)

La chica de origen humilde que baila desde el alma (Jennifer Beals), sin entrenamiento profesional, pero a pesar de todo logra triunfar. Ganadora del Oscar.



10) "You're the one that I want", de Grease (1978)

Otra vez Travolta, ahora con Olivia Newton-John (que tenía 30 años cuando interpretó a esta colegiala) en una canción más que célebre. Mucho más que la película...



11) "Up where we belong", de Reto al destino (An Officer & a gentleman) (1982)

Al final, la chica (Debra Winger) lo quería de verdad, así que él (Richard Gere) decide liberarla de su empleo y se la lleva en andas de la fábrica. Escena icónica, que hasta aparece en un capítulo de Los Simpson, con Marge cargando a Homero... Ganadora del Oscar.



12) "Let the river run", de Secretaria Ejecutiva (Working Girl) (1988)

A lo largo de la película, por suerte, Melanie pierde el jopo... Canción muy poderosa, escrita e interpretada por Carly Simon. Ganadora del Oscar.


13) "Neverending Story", de La historia sin fin (Neverending story)(1984)

Una de las más hermosas películas fantásticas, con un niño que debe salvar un mundo fantástico. El poder de la imaginación y los libros, y una canción legendaria.



14) "Footloose", de Footloose, 1984

El baile final en ese pueblo donde la música estaba prohibida. Una banda de sonido que no tiene desperdicio. El video no es parte de la película, sino el oficial de la canción, que sí, tiene partes de la película.



Los dejo con ésta, para que bailen un poco. Para la próxima uno con canciones un poco más nuevas (del 2000 a esta parte).